Organismos e instituciones no paran de alertar de los peligros que las botellas de plástico suponen para la naturaleza, los animales y nuestra salud. Al mismo tiempo, los medios y algunos expertos indican que el agua del grifo puede contener fármacos, microplásticos, metales pesados y otros químicos. ¿A quién deberías creer? ¿Cuál es la verdad?

Aquí hay 5 razones por las cuales deberías beber agua del grifo (con o sin filtrar):

  1. Normalmente es sana y saludable

beber agua del grifo

No lo decimos nosotros. De acuerdo a cientos de estudios de todo el mundo, todo el agua de grifo que sigue la normativa de agua potable marcada por la Organización Mundial de la Salud (EEUU y los países de la Unión Europea siguen estos estándares) es por regla general igual de saludable o más que el agua embotellada.

El agua de red es analizada numerosas veces al día para asegurar que es segura para el consumo y, en caso de que no lo sea, la compañía municipal de aguas está obligada a informar a los consumidores de las incidencias. En Inglaterra por ejemplo, el 99,97% de los análisis pasaron los tests más restrictivos el año pasado, y Norteamérica y casi todos los países europeos presentan resultados similares.

Desgraciadamente, sí se dan casos puntuales en los que el agua no es segura para beber, como el reciente incidente de contaminación por Plomo en Flint (Michigan). Un filtro de agua de calidad como TAPP 1 protegerá a los miembros de tu hogar de los contaminantes más comunes.

  1. Ahorras dinero al beber agua del grifo

El agua de grifo cuesta menos de 0,1 céntimo / litro. El agua embotellada desde 20 céntimos / litro en adelante, haciéndola 200 veces más cara (o incluso más, dependiendo de la marca). El agua embotellada en restaurantes, cafeterías y kioscos es todavía menos asequible.

Por ello, con el simple gesto de beber agua del grifo en casa y llevar una botella reutilizable siempre encima, se puede ahorrar mucho dinero, hasta 550€ al año.

Un filtro de agua también ayuda a ahorrar una considerable suma de dinero en la economía del hogar. Si consumes agua embotellada en casa, te invitamos a hacer el cálculo de lo que te estás gastando actualmente al mes o al año. ¡Te garantizamos que te sorprenderás!

  1. Ganas en comodidad

El grifo es una fuente ilimitada de agua, siempre que la necesitas, ya sea para beber, cocinar, preparar café o té, dar de beber a tu mascota o regar plantas de interior. Si utilizas el grifo, no tienes que comprar, cargar ni tirar botellas de plástico para realizar todas estas actividades.

Con un filtro para el grifo tienes a tu alcance el mismo nivel de comodidad. Solo tienes que preocuparte de cambiar el cartucho de filtrado cada 3 meses y comprar una botella reutilizable como Retap para tener agua gratis de manera sostenible allá donde vayas.

  1. Buen sabor

En algunas ciudades como Nueva York, Londres, Munich o Madrid, el agua de grifo tiene buen sabor. En otras ciudades o países, sin embargo, el agua a veces tiene un sabor desagradable. Pero el mal sabor en el agua se elimina fácilmente gracias al uso de filtros de agua o a añadir frutas a la misma.

De acuerdo a tests a ciegas, 9 de cada 10 personas no notan la diferencia entre agua filtrada y agua embotellada. Y para aquellos que compran botellas porque prefieren agua con gas, tienen la opción de hacer su propia agua con gas en casa gracias a máquinas como Soda Stream.

  1. Mejor para el medio ambiente

Los residuos plásticos están destruyendo nuestros océanos y ecosistema. Menos del 10% del plástico que se produce a escala mundial es reciclado, y el resto termina en vertederos y en la naturaleza, donde normalmente se descompone en microplásticos que se filtran al agua subterránea, nuestros ríos y océanos.

beber agua del grifo

Además de esto, hay una gran huella de carbono asociada al agua embotellada, con algunos informes estimando alrededor de 82,8 gramos de CO2 por cada botella de medio litro. Una cifra nada insignificante cuando se tiene en cuenta la cantidad de personas que la beben. Adicionalmente a la huella de CO2, cada 1 litro de agua embotellada producida implica el uso de 4 litros de agua en producción y filtrado.

Con el agua de grifo, el impacto medioambiental es cercano a cero, excepto por el agua utilizada y las actividades de potabilización.

En conclusión, te invitamos a dejar de beber agua embotellada, empezar a beber agua del grifo y unirte a la revolución TAPP!

Algunas de las fuentes de este artículo incluyen:

  • WHO Drinking Water guidelines
  • EU Drinking Water Directive
  • EPA Drinking Water Framework
  • UK Drinking Water Inspectorate
  • NIH
  • NHS
  • Greenpeace
¿Por qué deberías beber agua del grifo?