Sustainable tourism in Spain = less plastic

Turismo sostenible en España = menos plástico

Turismo sostenible: En 2016 España fue el tercer país más visitado del mundo con 75,3 millones de turistas. Esto es fantástico para la economía y la creación de empleo, pero ¿cuál es el impacto en el medio ambiente? Además de las emisiones de CO2 derivadas del transporte en avión y en coche, el mayor impacto medioambiental proviene del uso del agua y los residuos plásticos. Debido al clima cálido y a la tendencia de los turistas a consumir más agua durante las vacaciones que en casa, la cantidad utilizada puede llegar a 440 litros al día. Esto es más del doble de lo que utilizan los habitantes de una ciudad española media y tiene un gran impacto en las zonas con escasez de agua en España. Además de esto, los turistas generan muchos residuos y en particular residuos plásticos. 75,3 millones de turistas con una estancia media de 5 días que consumen entre 2 y 3 botellas de agua de plástico al día cada uno equivalen a unos 940 millones de botellas o 28,2 km2 (el equivalente a 1/3 de la ciudad de Barcelona) cubiertas de plástico. Y eso son solo botellas de agua. Otros envases de plástico como refrescos, zumos, cremas solares y productos para el cabello suman una cantidad similar. (Fuente: Eurostat) Turismo sostenible en España = menos plástico

Entonces, ¿dónde va a parar todo este plástico?

A muchos de los turistas no les importa nada y tiran la basura en las playas, en el agua, en los parques y en la naturaleza. Sin embargo, la mayoría de los desechos terminan en vertederos, donde tardan más de 400 años en descomponerse, contaminan el suelo y el agua a su alrededor y, a largo plazo, nuestros océanos. En el mejor de los casos se recicla. En España se generan anualmente 2.151 kt de residuos o chatarra de plástico: el 34% de ellos se reciclan, el 17% se valorizan energéticamente y el 49% se depositan en vertederos. (Fuente: Cicloplast 2016).

Turismo sostenible: ¿Por qué es importante?

Los últimos 10 años producimos más plástico que durante los 100 años anteriores. El plástico es ahora la amenaza número uno para nuestro ecosistema marino debido a una combinación de contaminación directa e indirecta. Los microplásticos son pequeñas piezas de plástico (<5 mm) provenientes principalmente de fuentes terrestres que matan nuestra vida marina y acuática . Las botellas de agua de plástico pueden tardar entre 400 y 1.000 años en descomponerse, por lo que los residuos que generamos hoy durarán muchas generaciones venideras.

¿Qué podemos hacer?

España debe tomar medidas para conseguir un turismo más sostenible . Esto incluye fomentar el uso de transporte respetuoso con el medio ambiente dentro del país, obligar a los hoteles y restaurantes a ofrecer agua del grifo siempre que sea posible, promover iniciativas de ahorro de agua y una política de reducción, reutilización y reciclaje para el turismo y los ciudadanos locales. Inspírese, por ejemplo, en San Francisco y Singapur, dos ciudades que han tomado la delantera en la reducción del plástico, o en Francia, donde el gobierno aprobó una ley para garantizar que todos los vasos, cubiertos y platos de plástico se puedan convertir en abono y estén hechos de materiales de origen biológico. por 2020. TAPP Water apoya el agua del grifo asequible, sostenible y limpia para reducir los residuos plásticos.
Regresar al blog