Envío y devolución gratuitos · Derecho a devolución 45 días

Copia el cupón:

INVIERNO

Envío y devolución gratuitos · Derecho devolución 45 días

Copia el cupón:

INVIERNO

AllCartridges_GreenBackground

¿Por qué tengo que cambiar los cartuchos a cada 3 meses?

Los cartuchos se deben cambiar cada 3 meses porque la calidad del agua y la eficacia de filtrado del filtro solo pueden garantizarse hasta una capacidad de uso equivalente a este período.

Nuestros parámetros de calidad para el filtrado de sustancias y contaminantes superan el 95% en la mayoría de los casos (en función del tipo de contaminante puede ser superior, como en el caso del filtrado del cloro, con un 99%).

El filtrado de contaminantes como pesticidas y herbicidas, COV y microplásticos deja de cumplir con nuestros parámetros de calidad después de 3 meses de uso.

Si utilizas el cartucho más allá de estos 3 meses, la eficiencia del filtrado se situará por debajo de nuestros parámetros de calidad mínimos. Además de los aspectos mencionados en relación con la absorción y la eficiencia, debes tener en cuenta también que el carbón es un material de origen orgánico que puede ser un caldo de cultivo de microorganismos, que con el tiempo pueden dar pie a la proliferación de bacterias.

Estas bacterias van acumulándose detrás del filtro y contaminan el agua de las tuberías. Es una situación normal con los filtros de carbón activado, independientemente de si vives solo o con más gente, o de si el filtro lleva un tiempo sin utilizarse.

Un pequeño consejo: si no utilizas el filtro durante unos días: deja pasar el agua durante 30 segundos antes de consumirla para limpiar las bacterias que puedan haberse acumulado.

La capacidad real de nuestros filtros:

Nuestros cartuchos tienen una gran capacidad de absorción de las sustancias, contaminantes y partículas más pequeños (1-2 micrones) durante 3 meses en un entorno residencial con hasta 6 personas. Durante 3 meses nuestros cartuchos pueden filtrar hasta 1.200 litros de agua, lo que equivale a 400 litros al mes o aproximadamente 13 litros al día.

Esta cantidad diaria de agua permite el uso del agua del grifo filtrada no solo para su consumo directo, sino también para la preparación de comida o infusiones, para el cuidado de animales domésticos e incluso para el riego de plantas de interior.

Para entender un poco mejor cómo se calcula este límite de 3 meses es importante tener en cuenta que la calidad del filtrado guarda una relación directa con 2 factores: 

  1. la calidad del agua del grifo filtrada y 
  2. la cantidad de agua filtrada acumulada

Por tanto, si el agua presenta un nivel importante de contaminación o si en un domicilio conviven más de 6 personas recomendamos cambiar el cartucho cada 2 meses

Después de 3 meses: pérdida de capacidad de adsorción y proliferación de bacterias

3 meses después del primer contacto del agua del grifo con el filtro aumentará la acumulación de baterías, el bloque de carbón quedará saturado de contaminantes y el filtro perderá su capacidad de adsorción.

Por tanto, desde el punto de vista microbiológico y de la eficiencia del filtrado, la calidad y la seguridad de tu agua filtrada dejarán de estar garantizadas

La función principal de un filtro de agua es impedir la entrada de diferentes tipos de óxidos y sustancias en el agua. Todos estos contaminantes retenidos por el filtro se quedan allí. Con el tiempo, terminan por obturar el filtro y tras un periodo prolongado (superior a 3 meses) terminarás por ingerir todos los contaminantes que tu filtro anteriormente retenía.

El bloque de carbón integrado en nuestros filtros es un material de origen orgánico que puede ser un caldo de cultivo de microorganismos, en los que con el tiempo pueden proliferar las bacterias.

Material orgánico, temperatura ambiente y humedad son los ingredientes perfectos para el crecimiento de bacterias tan habituales como la E. coli, los estafilococos o la salmonela. Estas bacterias van acumulándose detrás del filtro y contaminan el agua de las tuberías.

Es una situación normal con los filtros de carbón activado, independientemente de si vives solo o con más gente, o de si el filtro lleva un tiempo sin utilizarse.

¿Cómo garantizar una calidad de filtrado permanente?

Con un buen mantenimiento del filtro y una sustitución del cartucho por lo menos cada 3 meses podrás disfrutar de un agua con un sabor siempre agradable y con unos niveles de pureza y calidad adecuados.

Y también es importante aprender a confiar en tus papilas gustativas: si el agua no sabe bien después de, pongamos, dos meses y medio, significa que es hora de cambiar el cartucho.

En cualquier caso, evita siempre superar el periodo máximo de 3 meses.
Y por último un pequeño consejo si no utilizas el filtro durante unos días: enjuágalo durante 30 segundos antes de consumir el agua para evitar la entrada de bacterias.

Escucha nuestro post

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Envío y devolución gratis

Recíbelo en 1-3 días naturales

F7DA9221-B175-4AB7-AE65-A3B6A0BA4170