Volver de las vacaciones de verano y adaptarse al ritmo y día a día pre-vacacional suele ser un reto. Esperamos ayudaros un poco a recuperar el equilibrio con esta receta de infusión de camomila con agua relajante de menta y camomila que os preparará para dormir como un bebé.

El agua de camomila y menta o infusión de camomila y menta es muy fácil y rápida.

Pero ten en cuenta que necesitarás prepararla con un mínimo de 3-4h de antelación para dejar que los ingredientes maceren y extraer todo el sabor y las propiedades de los distintos ingredientes.

Ingredientes e utensilios para preparar la infusión de camomila con:

  • 1 litro de agua filtrada
  • 1 cucharada / bolsa de té de camomila*
  • 1 limón*
  • 1 puñado de menta fresca*
  • 1 infusor de té (si has comprado la camomila a granel en lugar de en bolsa de té)
  • 1 jarra de cristal (1L de capacidad)

* Intenta comprar estos ingredientes sin embalajes, de productores locales y procedencia orgánica.

Infusión de camomila y menta paso a paso:

  1. Pon las hojas de menta dentro de la jarra
  2. Llénala de agua fresca del grifo
  3. Corta el limón en rodajas y añádelo al agua junto con la camomila
  4. Deja macerar la mezcla a temperatura ambiente un mínimo de 3-4h
  5. ¡Disfruta!

¿Quieres preparar esta deliciosa receta pero no te gusta el sabor o el olor del agua de tu grifo? Prueba a dejar el agua en la jarra durante unas horas antes de hacer la receta (casi todo el cloro se evaporará solo), o compra un filtro asequible y fácil de instalar como TAPP 1.

Ahora es tu turno para preparar la receta. ¡Dinos en los comentarios de este post del blog o a través de redes sociales si se te ocurre alguna otra variación de la receta!

Comparte este artículo: