¿Puedo beber el agua del grifo en España?

¿Puedo beber el agua del grifo en España?

Sí, el 99,5% del agua del grifo en España se considera apta para el consumo y cumple con todos los estándares de calidad establecidos por la Unión Europea.

Sin embargo, no siempre ha sido así y es por ello que en las últimas décadas muchos españoles han pasado de beber agua del grifo a beber agua embotellada. Y es que a lo largo de los años se han ido generando muchos mitos en lo que respecta al agua de red y los posibles problemas de salud que puede ocasionar. Pocos o ninguno de ellos son una realidad a día de hoy.

Básicamente, los estrictos controles y sistemas de vigilancia a los que se ve sometida el agua del grifo implican que si no existe un aviso público de la compañía de aguas municipal, el agua es segura para el consumo. Y si no te gusta el sabor del agua de tu grifo, compra un filtro de agua de calidad como TAPP 1, y ahorrarás dinero, esfuerzo y residuos plásticos.

El agua del grifo en España

Antes de que España se uniera a la UE en 1986, la inversión en infraestructura del agua pública era limitada. Algunas ciudades como Madrid tenían un agua del grifo de calidad, pero otras no contaban con sistemas de filtrado y vigilancia exhaustivos.

Por ello, especialmente en áreas costeras como Barcelona, Valencia, Alicante, Málaga o Cádiz es común escuchar a muchas personas que no recomiendan beber agua del grifo. Otra de las razones es que los turistas que visitaban España en los años 60, 70 y 80 no bebían agua del grifo, y a medida que aumentaba el poder adquisitivo de los españoles, estos también se pasaron a beber agua embotellada por precaución.

¿Puedo beber el agua del grifo en España?

Sin embargo, entre 1986 y 2008, España recibió 21 mil millones de euros de fondos europeos para infraestructuras hidráulicas. A día de hoy España tiene algunos de los sistemas de filtración y gestión de aguas residuales más avanzados del mundo.

Las compañías de abastecimiento de agua en España utilizan cloro para esterilizar el agua de grifo (una práctica común en el resto de Europa y Estados Unidos). Por esta razón, a veces, y especialmente en algunas regiones, el agua tiene un sabor ligeramente químico. No es peligroso, y por lo general después de un tiempo te acostumbras, pero para los que no están del todo convencidos, hay soluciones fáciles como los filtros de agua de carbón activado como TAPP 1 .

Si vives cerca de la costa, es posible que tengas niveles de sedimentos más altos. De nuevo, los niveles son tan bajos que hacen que no sean peligrosos para la salud.

Las compañías de agua están obligadas a proveer informes de calidad del agua de manera regular a los consumidores, así como de alertar en caso de que se supere algún parámetro o que se dejen de cumplir los estándares europeos, aunque sea puntualmente. Por ello, no hay riesgo de enfermarse con bacterias sin saberlo en el agua de casa, en las fuentes de agua públicas ni en restaurantes cuando se solicita agua de grifo.

Puedes encontrar un análisis más detallado del agua del grifo en distintas ciudades de España aquí: Alicante, Barcelona, Ibiza, Málaga.

Próximamente publicaremos más artículos acerca del agua del grifo en Valencia, Sevilla, Zaragoza, Oviedo–Gijón–Avilés, Las Palmas, Murcia–Orihuela, Tenerife, Palma (Mallorca), Granada, Cartagena, Valladolid, San Sebastián, Taragona, Córdoba, Pamplona, Santander y otras ciudades.

Agua embotellada en España

El consumo de agua embotellada en España creció de 74m de litros en 1965 a más de 5.000m en 2016. Hemos pasado de unas 74m de botellas de cristal a entre 6 y 8 mil millones de botellas de plástico. Esto ha ocasionado, y sigue haciéndolo, grandes problemas de contaminación, ya que solo un 20% del plástico termina reciclado, mientras que el resto acaba en vertederos y plantas de incineración.

Un hogar medio en España en el que se compra agua embotellada gasta unos 320€ al año. Con un filtro de agua como TAPP 1, este hogar ahorraría 260€.

Hasta la fecha no hay evidencia científica de que el agua embotellada sea más segura para la salud que el agua del grifo. Por tanto, la principal razón para pasarse al agua embotellada es la preferencia de sabor.

Conclusión

Puedes beber el agua de grifo en España de manera segura a no ser que la compañía de agua haga una alerta pública indicando lo contrario.

Si no te gusta el sabor del agua de tu grifo o estás preocupado por el estado de las tuberías de tu casa, puedes comprar un filtro de agua como TAPP 1.

Evita el agua embotellada en plástico siempre que puedas, por su impacto en el medio ambiente y tu bolsillo.

Fuentes:

http://www.mspsi.es/profesionales/saludPublica/saludAmbLaboral/calidadAguas/consumoHumano.htm
http://adventuresinrota.blogspot.com.es/2015/03/water-quality-in-rota.html?m=1

Escucha nuestro post

Share this post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *