Envío y devolución gratuitos · Derecho a devolución 45 días

Copia el cupón:

INVIERNO

Envío y devolución gratuitos · Derecho devolución 45 días

Copia el cupón:

INVIERNO

contaminantes frecuentes agua corriente

Contaminantes frecuentes en el agua corriente

¿El agua de tu grifo es segura? ¿Cuáles son los contaminantes frecuentes en el agua corriente? ¿Cuáles pueden ser perjudiciales para la salud y cuáles son beneficiosos? ¿Qué necesito para filtrar el agua del grifo?

Nuestro equipo de ingenieros químicos y expertos en agua ha elaborado una lista de contaminantes frecuentes en el agua corriente y sustancias comunes para dar respuesta a estas preguntas.

Contaminantes y otras sustancias comunes del agua del grifo

¿Cuáles son los contaminantes más comunes en el agua del grifo? ¿De qué sustancias deberías preocuparte?

Aquí tienes una lista de las sustancias presentes en al agua corriente, con su origen, valores máximos aceptables y posibles riesgos.

Cloro (Cl)

Los filtros TAPP eliminan el 95% del cloro.

Se añade cloro al agua de grifo para eliminar bacterias y virus, de modo que su consumo sea seguro. La cantidad de cloro que se añade depende de la calidad del agua de cada lugar, el clima (temperatura) y la distancia máxima hasta el grifo, entre otros factores.

Un efecto secundario del cloro es que, por desgracia, el agua de grifo adquiere un sabor y un olor desagradables. Para garantizar que el agua del grifo de un hogar sea potable, se recomienda que contenga 0,5 mg/l de cloro libre. El valor máximo aceptable de cloro (VMA) en agua potable es de 4 partes por millón (4 ppm) y no representa ningún riesgo sanitario conocido ni esperado. Es un margen de seguridad adecuado. Sin embargo, los subproductos derivados del cloro, como los COV y los THM, pueden ser perjudiciales para la salud a largo plazo. Los filtros TAPP eliminan el 95 % del cloro y cerca del 100 % de los subproductos del cloro.

Nota: A veces, se añade cloramina en lugar de cloro. TAPP elimina la cloramina con la misma eficacia.

Cloruro (Cl-)

No es necesario filtrar el cloruro.

El cloruro es un mineral natural que favorece un nivel adecuado del volumen sanguíneo, de la tensión arterial y del pH de los fluidos corporales.

No obstante, cuando el agua contiene demasiado cloruro, puede tener un sabor salado. El valor máximo aceptable es de 250 mg/l. El cloruro es un componente natural del agua corriente y es completamente inofensivo para la salud. El cloruro forma parte del proceso de cloración del agua potable, con el que se eliminan virus y bacterias perjudiciales para la salud.

Nitrato (NO32-)

Los filtros TAPP reducen un 70-90% del nitrato.

El nitrato es uno de los componentes más importantes para las plantas. Es una fuente abundante de nitrógeno, que es fundamental para el crecimiento de las plantas.

El nitrato no produce ningún efecto perjudicial conocido en el organismo de los seres humanos, a no ser que se presente en cantidades extremadamente elevadas. No obstante, un exceso de nitrato en el agua puede provocar metahemoglobinemia o síndrome del bebé azul (por la falta de oxígeno). Se estima que su valor máximo aceptable es de 10 mg/l. El nitrato se origina, principalmente, en fertilizantes, sistemas sépticos, almacenaje de estiércol y operaciones de abonado.

Sulfato (SO42-)

No es necesario filtrar el sulfato.

El sulfato se origina cuando el agua entra en contacto con rocas minerales. El sulfato puede favorecer la síntesis proteica.

Un exceso de sulfato también puede contribuir a que se formen mayores acumulaciones en las tuberías, similares a las de otros minerales. Además, puede darle al agua un sabor amargo y provocar efectos laxantes en las personas. Su VMA se calcula en 500 mg/l. Los sulfatos existen de manera natural en el agua subterránea rica en minerales.

Bicarbonato (HCO3-)

No es necesario filtrar el bicarbonato.

El bicarbonato se produce con la disolución del dióxido de carbono (CO2) en agua. El bicarbonato es un amortiguador de ácidos; regula el pH del organismo.

No obstante, una concentración demasiado elevada de bicarbonato puede eliminar el calcio del agua. Es el principal constituyente alcalino del agua corriente y su intervalo de concentración recomendado está entre los 30 y los 400 mg/l. Las aguas minerales suelen contener altas concentraciones de bicarbonato.

Fosfato (PO43-)

Los filtros TAPP eliminan un 70-90% del fosfato.

Al igual que el nitrato, el fosfato resulta fundamental para el crecimiento de las plantas. El fosfato es un fuerte inhibidor de la corrosión.

Se ha demostrado que una alta concentración de fosfato no supone ningún riesgo para la salud de las personas. El VMA se estima en 6,7 mg/l. Habitualmente, los sistemas de agua municipales añaden fosfatos al agua potable para evitar que se disuelva el plomo y el cobre de las tuberías y elementos fijos.

Calcio (Ca2+) y magnesio (Mg2+)

No se deben filtrar estos minerales esenciales.

El calcio y el magnesio están presentes de forma natural en el agua. Se trata de minerales esenciales para todos los seres vivos.

El calcio no solo es beneficioso para fortalecer huesos y dientes, sino que además reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas. Por su parte, el magnesio es fundamental para el funcionamiento de las membranas, la producción de proteína y la contracción muscular. No existen pruebas de que sea perjudicial para la salud de las personas cuando se toma en el agua potable dura. Sí es posible que un contenido excesivo de magnesio (es decir, cientos de mg/l) junto con altas dosis de sulfato produzcan diarrea. Las cantidades diarias recomendadas (CDR) de calcio y magnesio son 1.000 mg y 400 mg respectivamente.

Sodio (Na+) y potasio (K+)

No se deben filtrar estos minerales esenciales.

El potasio y el sodio se encuentran de manera natural en el agua (subterránea, de lluvia, etc.). Son los principales elementos responsables de controlar los niveles de líquido cefalorraquídeo y regular la presión sanguínea. Además, previenen las enfermedades cardiovasculares.

El sodio y el potasio se encuentran en la corteza terrestre y no se consideran tóxicos. De hecho, son elementos que abundan en la naturaleza, así como en la comida y el agua potable. Un contenido elevado de sodio puede aumentar la tensión arterial y el sabor salado. Por otra parte, son poco frecuentes las intoxicaciones por ingesta de potasio, ya que este se excreta rápidamente si no se padece una enfermedad renal. Las cantidades diarias recomendadas (CDR) de sodio y potasio son 2.400 mg y 3.500 mg respectivamente.

Litio (Li+)

Los filtros TAPP reducen un 70-90% de este elemento.

El litio está presente de forma natural en el agua potable. Si bien es cierto que se encuentra en cantidades muy pequeñas, es un componente antidepresivo.

Se puede encontrar litio en salmueras continentales, aguas geotérmicas y salmueras de yacimientos petrolíferos. No se ha demostrado que produzca ningún efecto perjudicial para el organismo humano. El VMA es 0,7 mg/l.

Fluoruro (F-)

Los filtros TAPP reducen hasta un 80% del fluoruro.

El fluoruro se origina cuando el agua entra en contacto con rocas. Cuando se encuentra en cantidades normales, el fluoruro reduce las caries dentales.

El fluoruro proviene del flúor, que es un elemento natural abundante. Se ha asociado un exceso de exposición al fluoruro a una serie de problemas de salud, como enfermedades óseas o de las glándulas paratiroides. Se calcula que el VMA es 4 mg/l.

Metales pesados (plomo, cobre, arsénico, etc.)

Los filtros TAPP 2 reducen hasta un 90% de los metales pesados.

Los metales pesados como el plomo, el cobre y el arsénico están presentes en la naturaleza. No se puede destacar ningún beneficio de estos metales.

La mayoría de las fuentes de contaminación por metales pesados son aguas residuales industriales provenientes de la minería, la metalurgia, curtidurías, productos farmacéuticos, pesticidas, productos químicos orgánicos, gomas, plásticos y productos de madera. La bioacumulación de estos metales puede provocar graves problemas de salud que afectan a los sistemas nervioso, cardiovascular y gastrointestinal, además de los pulmones, riñones, hígado, glándulas endocrinas y huesos. Por eso, y a pesar de que son muy poco frecuentes en Europa, se acostumbran a enumerar entre los contaminantes más habituales del agua del grifo.

Los valores máximos de metales pesados deben ser de menos de un par de μg/l. TAPP 2 se ha sometido a una prueba específica de eliminación de metales pesados, incluido el plomo.

Compuestos orgánicos volátiles (COV)

Los filtros TAPP eliminan hasta un 95% estos componentes.

Los COV, como los pesticidas y los herbicidas, están presentes sobre todo en aguas provenientes de la agricultura y la ganadería. Afectan al olor o al color del agua.

Si un COV entra en el sistema de suministro de agua, puede ingerirse si el agua no se ha filtrado correctamente. Obviamente, todas las sustancias químicas serán diferentes, pero hay estos hidrocarburos pueden causar muchos síntomas. Pese a que se ha demostrado que algunos COV no son perjudiciales para la salud, hay otros que sí se ha constatado que son tremendamente tóxicos. Sus efectos son diversos y dependen de distintos factores, de los cuales el más importante es la duración y el nivel de exposición. La concentración de COV debe ser de menos de un par de μg/l. Los síntomas más habitualmente asociados a la exposición a COV son irritación en ojos, nariz y garganta, náuseas y vómitos, irritación alérgica de la piel, mareos y alteraciones en la vista.

Productos farmacéuticos

TAPP filtra el 95% de los productos farmacéuticos.

El amplio uso que se hace de los productos farmacéuticos ha ocasionado que estos y sus metabolitos sean desechados de forma relativamente continua en las aguas residuales.

Cabe la posibilidad de que se liberen productos farmacéuticos en fuentes de agua a través de vertidos provenientes de centros de producción o fabricación con controles deficientes, sobre todo cuando guardan relación con medicamentos genéricos. Según estudios actuales, es muy poco probable que la exposición a niveles muy bajos de productos farmacéuticos en el agua potable pueda suponer un riesgo importante para la salud de las personas, ya que las concentraciones de los productos farmacéuticos que se detectan en el agua potable son varias veces inferiores a la dosis mínima terapéutica.

Microplásticos

Los filtros TAPP eliminan el 100% de los microplásticos.

Los microplásticos provienen de residuos plásticos de diferentes orígenes.

Cuando los residuos plásticos entran en canales de agua, no se degradan como ocurre con las sustancias naturales. De hecho, debido a la exposición a los rayos solares, la reacción al entrar en contacto con el oxígeno y la degradación que sufren con elementos físicos como las olas del mar o la arena, estos residuos plásticos se descomponen formando trozos minúsculos. Los microplásticos más pequeños que se han encontrado, según informes públicos, medían 2,6 micras. Hay muchos motivos por los que resulta difícil determinar cuáles son los efectos concretos que tienen los microplásticos en la salud de las personas. Hay numerosos tipos de plásticos, así como de aditivos químicos, que pueden estar presentes. Según la OMS, el riesgo sanitario que representan los microplásticos es bajo, pero más vale prevenir que curar. TAPP 2 elimina todos los microplásticos que miden más de 2 micras.

Total de sólidos en suspensión (TSS)

Los filtros TAPP eliminan el 100% del TSS.

El total de sólidos en suspensión (TSS) está presente en todas las fuentes de agua. Incluyen una amplia variedad de materiales, como limo, materia de origen animal y vegetal en descomposición, residuos industriales y aguas residuales.

El total de sólidos en suspensión (TSS) corresponde a partículas que miden más de 2 micras y que se encuentran en la columna de agua. Es muy raro que se encuentren en el agua potable. Sin embargo, una concentración elevada de sólidos en suspensión puede provocar numerosos problemas en el entorno de los cursos de agua, así como en la vida estos albergan.

Pesticidas y herbicidas

Los filtros TAPP eliminan el 95 % o más de los pesticidas más frecuentes.

Los pesticidas son sustancias utilizadas para controlar plagas y malas hierbas. Los más habituales son los herbicidas, ya que representan aproximadamente el 80 % de todos los pesticidas que se usan. La mayoría de los pesticidas son productos que protegen las plantas (también se les llama productos de protección de cultivos) de malas hierbas, hongos o insectos. Como contrapartida a estos beneficios, los pesticidas son potencialmente tóxicos para los seres humanos y otras especies.

El proceso de adsorción mediante carbón activado es una de las técnicas de eliminación de pesticidas más eficaces para el tratamiento de agua potable.

Bacterias y virus

Los filtros TAPP reducen la cantidad de bacterias y virus presentes, pero no los eliminan completamente.

Las aguas naturales ofrecen el entorno perfecto para que proliferen tanto bacterias como virus.

Las bacterias y los virus están presentes de forma natural en el agua. Por lo general, el cloro del agua de grifo elimina las bacterias y los virus, por lo que no es necesario filtrar estas sustancias en las aguas públicas de Europa y América del Norte. Los virus son los microorganismos más pequeños que hay. Pueden causar diferentes enfermedades en las personas, sobre todo infecciones fecales por su transmisión a través del agua. Por su parte, las bacterias son, en general, microorganismos unicelulares que pueden igualmente provocar enfermedades en los seres humanos, los animales e incluso las plantas, aunque hay muchos tipos que pueden ayudar a controlar la contaminación acuática.

pH

Aunque los filtros TAPP no se han diseñado para cambiar el pH, pueden hacer que sea ligeramente más alcalino.

El pH del agua pura es 7. En general, el agua con un pH por debajo de 7 se considera ácida, y la que tiene un pH superior, se considera básica o alcalina. El intervalo de pH considerado normal para agua potable es de 6,5 a 8,5.

¿Qué filtro de agua tengo que comprar para eliminar los contaminantes del agua del grifo?

Comparándolo con otros filtros de agua, TAPP 2 es la mejor alternativa si se quiere disfrutar de agua corriente limpia, económica y sostenible.

Más información sobre las razones para beber agua del grifo y qué eliminan del agua del grifo los filtros de carbón activado.

¿Cómo puedo verificar que, tal como prometen, los filtros TAPP realmente eliminan estas sustancias?

Nos encanta que nos hagan esta pregunta. Aquí tienes un resumen de los contaminantes más frecuentes en el agua que eliminan los filtros TAPP y los análisis hechos en laboratorios independientes que lo demuestran.

¿Comentarios? ¿Preguntas?

Contacta con nosotros escribiendo a [email protected] si tienes alguna pregunta sobre cualquiera de los contaminantes mencionados en este artículo, otros contaminantes o sobre cómo funcionan los filtros TAPP.

Escucha nuestro post

Aprende más sobre...

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Envío y devolución gratis

Recíbelo en 1-3 días naturales

F7DA9221-B175-4AB7-AE65-A3B6A0BA4170